Dieta GLADIATOR


Voy a resumir lo que he denominado 'dieta GLADIATOR'. Este estilo de alimentación es la evolución de la 'dieta ADÁN Y EVA', pero adaptada al deporte, el fitness, el baile o la calistenia... vamos, actividades de alta quema de calorías, especialmente para ganar volumen muscular.


Elaboré esta dieta a lo largo de unos 9 meses de estudio, basándome en la biología humana y en la composición atómica y eléctrica tanto de nuestro cuerpo como de los alimentos a nuestro alcance. La he aplicado, y dado que los resultados han sido los esperados (ganando 10 kilos de masa muscular en 4 meses, sin anabolizantes ni suplementos), ahora os la comparto.


A lo largo de la semana varío poco la dieta, mayormente porque no me molesta desayunar y almorzar lo mismo (solo cambio la cena, porque sí que me aburre cenar lo mismo). Tanto si quieres ganar músculo, ganar peso, definir músculo o perder peso, debes comer varias veces al día. A menos veces comas, más cargas el sistema digestivo, y más absorbe materia innecesaria de cualquier cosa que comas (porque lo pones en ascuas). Entonces, suponiendo que quieres ganar músculo y reducir vientre, tomas una rebanada de pan integral con mantequilla de maní antes de empezar la rutina de ejercicio (suponiendo que lo hagas por la mañana, ya que aunque la Alimentación es lo 1º, la Actividad Física es lo 2º).


Después de la rutina de ejercicio (que yo desarrollo en 25-40 minutos) tomas un batido con avena y banano con leche vegetal o te pones una ración de muesly con una pieza de fruta picada, semillas y frutos secos. Si en tu país consigues gofio, mucho mejor, y pues, se lo agregas a la batidora. Las semillas pueden ser de lino, sésamo, calabaza, girasol, chía... los frutos secos pueden ser maníces (que es en realidad una legumbre), nueces, almendras, avellanas, anacardos... o también frutos desecados, como las pasas, el higo paso, coco, etc.


Unas dos horas después - o menos -, si eres vegetariano, te puedes hacer una tortilla de huevo con tostadas y mantequilla, o si no quieres colesterol ni grasa, te haces una tortilla hecha con harina de garbanzo o unas tostadas con mermelada, o con tortitas de arroz inflado, maíz o avena. Puedes comer mucho por la mañana, porque es combustible para todo el día. Y recuerda la fruta para complementar.


El almuerzo es la segunda comida más importante, y es donde te haces legumbres y cereales integrales. Las legumbres pueden ser habas, guisantes, arvejas, soya (soja), fríjoles (porotos, judías rojas o negras), garbanzos, y especialmente lentejas. Estos cuatro últimos son los que más propiedades tienen para crecer el músculo, en especial las lentejas, que son las únicas que producen nitrógeno, que es la base de construcción muscular, y que tienen el mayor índice de calorías (energía pura). Esto lo acompañas con cereales integrales, como arroz integral con quinoa, con cuscus o con trigo sarraceno. No hace falta que lo cargues más (considerando, lógicamente el guiso, para darle sabor, que puede ser con hierbas, condimentos, batata (boniato), cebolla, ajo y zanahoria, a los cuales (tubérculos) procura no quitarles la piel, solo lavarlos bien para que no traigan suciedad o piedrecillas, ya que en su piel está la vitamina B12), es suficiente con eso y puedes comer todo lo que te de la gana, repetir.


Unas dos horas más tarde, más o menos - o cuando te vuelva a dar hambre - puedes comer tostadas, tortitas infladas, fruta, etc. Considera que para reducir el tamaño del vientre es mejor si la fruta es batida. No la hagas con leche sino con agua, para que llegue antes al organismo, a menos que sea algo que sabe a rayos y mejor, pues, con leche, preferiblemente vegetal. Ya te irás acostumbrando a dejar los batidos con leche, pero sin prisa. Hazte una enorme ración de pop corn, pero en una hoya, no en microondas (este aparato funciona destruyendo las moléculas y deshindratando los alimentos), y usa aceite de oliva. Si tienes más hambre ponte un bowl de ensalada, preferiblemente con vegetales de color verde, que tienen más proteína, como el kale, el brócoli, la espinaca, la acelga, la rúcula, los canónigos, la lechuga, la col (repollo) y semillas, frutos secos, hierbas y hasta alguna fruta picada como manzana verde o piña. Las hierbas o plantas pueden ser menta o cilantro, y toda esta combinación, que también la puedes poner de cena, te deleitará el paladar y el olfato (aparte de fortalecer los huesos, las uñas, el cabello, los dientes, la vista, la piel y el cerebro). Procura siempre tener en la ensalada de verduras aguacate y aceite de oliva.


Para la cena ya toca ir bajando las calorías y los hidratos. Puedes hacerte una pasta vegetal (espaguetis, tallarines, macarrones...) unos sandwiches vegetales, unas fajitas vegetales... aquí yo varío mucho. Incluso de vez en cuando puedes hacerte una pizza vegana, una hamburguesa vegetal o una lasaña vegana. Los detalles de cómo "decorarlo" déjalo a tu imaginación o mira recetas en internet. Te recomiendo los burritos, que son fajitas con guacamole o guasacaca, fríjoles y ensalada.


Para la recena - que es cuando te vas a acostar o cuando te levantas con hambre a media noche - ten cerca uno o dos yogurts de soya, unas galletas de fibra, una pieza de fruta o algo ligero que te haya sobrado del día, o un puñado de frutos secos o desecados, pero no dejes de comer a esas horas si tu cuerpo te lo pide, pero que no sea de contenido graso o almidones.


Por último, unos tips para quienes están más interesados en bajar barriga.

Puedes seguir casi la misma dieta, pero recuerda salir a caminar, trotar y correr a menudo, nadar, no estar muchas horas sentado, no dormir más de 7 horas (porque el cuerpo pierde carga energética). Bebe muchos batidos de fruta sin azúcar, solo con agua. Ponte avena con agua en alguna merienda, o batidos de verduras, por ejemplo, uno muy bueno es zanahoria, remolacha y naranja. No prepares comida frita, no comas cosas refinadas, en frascos y evita las salsas comerciales y los empaquetados. Te puedes hacer tu propia mayonesa o tu propia salsa de tomate, pero toda cosa que viene en frascos de plástico, metal o cristal tiene elementos químicos que dañan el microbioma intestinal y crean desechos de residuo en el cuerpo, especialmente en la panza de los hombres y en las nalgas, caderas, cintura y piernas de las mujeres.


En esencia esto es porque, al no ser creados por la naturaleza, el cuerpo no reconoce estos productos, y al ser tratados químicamente sus ejes atómicos están invertidos, por lo que no tienen conductividad eléctrica: el cuerpo sólo usa la alcalinidad (pH), y lo que no es así es ácido, y esto daña el organismo.




#dieta #salud #alimentación #masamuscular

42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo