De Mentalidad de Pobreza a Mentalidad de Riqueza

Sientes que tu vida económica no cambia, no progresa, no te vez que creces ni alcanzas metas, ni logras ganas más dinero, o el dinero adicional que llega se te esfuma de las manos. ¿Qué ocurre a nivel cuántico para que la vida de una persona mejore financieramente? ¿Qué es lo que hacemos, o dejamos de hacer, pensamos o dejamos de pensar, creemos o dejamos de creer, que imposibilitan que nuestra vida mejore a nivel monetario?


I. ¿Eres feliz? Visualiza

La mayoría de personas ni siquiera saben lo que quieren en la vida ni lo han imaginado en su mente. No han visualizado lo que desearían o cómo se sentirán si lo tuviesen. Ni siquiera se plantean mentalmente si lo que desean es viable o qué necesitarían para alcanzarlo. Una vez visualizas comprender que muchas cosas que deseas son egoístas, porque no se asocian con ayudar a otros. Es bueno pensar en ti, pero también en otros, y por ello, si deseas un mejor futuro, en el que eres feliz, y ayudas también a otros, facilitarás a tu mente el materializar tus sueños, porque el ego te hará sentir culpable por solo desear cosas para ti.


II. El flujo del dinero

Es crucial comprender cómo funciona el dinero, y que este mecanismo sigue un principio energético. Si lo comprendes puedes entender mucho sobre porqué tu economía se ve frenada, o tienes más pérdidas que ganancias. Esto te ayudará a cambiar de forma de ver las cosas, porque si no cambias tu forma de pensar y de entender el dinero, no mejorarás tu economía. Cuando das, recibes, y cunado has recibido debes dar. Cuando frenas este flujo, se frena la llegada de bendiciones a tu vida. Cuando compras algo, bendices con tu dinero al que te lo vende y al que lo fabricó. Cuando pagas por un serifio o atención, bendices con tu dinero a quien te ha bendecido con información valiosa y tiempo valioso. Cuando enriqueces la vida de otros, tu vida es también enriquecida.


III. Las creencias y la coherencia

La mayoría no entiende que todo lo que ocurre a nuestro alrededor es resultado de nuestros pensamientos, y estos están condicionados por nuestras creencias, y fluyen con mayor o menor poder en función de nuestros estados emocionales. Deseamos muchas veces cosas que entran en conflicto con estas creencias. Debemos rediseñar esas creencias, y debemos ser consecuentes y coherentes con lo que deseamos alcanzar. Debes ser coherente, porque si solo deseas prosperar tú, al margen del mundo, contravienes la lógica del flujo financiero, donde el dinero va por todas partes y bendice a todos. No puedes tampoco engañar a tu conciencia, pues sabe que no puedes recibir algo que antes no has sembrado, ni puedes pretender ser bendecido si no bendices a otros, ni puedes ser próspero si cortas la prosperidad de otros, ni puedes tener “buena suerte” si robas a otros. ¿Qué te parece más lógico, dar gracias a alguien que te ha ayudado, o ayudarle con algo que le beneficie? Las gracias no cubren gastos ni sacian el hambre.


IV. La historia del dinero

Mientras se satanice el dinero será complejo comprender que es un recurso, como muchos otros, pero este facilita las transacciones e intercambios de las cosas a las que les damos valor. El dinero es una gran bendición, mayormente cuando se comprende como un juego. Gracias al dinero han crecido las empresas de las que hoy nos beneficiamos, las tecnologías de las que hoy nos beneficiamos, y las facilidades de las que hoy nos beneficiamos. Es un recurso en nuestro planeta, pues solo acá existe esa idea de intercambio, hace más cómodo el intercambiar cosas o servicios.


V. Administración e ideas claras

Uno de los aspectos esenciales de porqué tu economía no mejora es debido a qué no sabes qué hacer con el dinero, no sabes para qué lo quieres. Es importante diversificar y separar el dinero en secciones diferenciadas para funciones distintas. Una parte para ahorros a largo plazo, otra para placer, otra para gastos generales, otra para invertir en tu crecimiento personal, otra para ayuda humanitaria o diezmos, otra para inversiones. Acá puedes ver un ejemplo de cómo mejorar la administración de tus ingresos: https://youtu.be/4if4H3gJRHk.


VI. No creces por tu falta de empeño en instruirte

En tanto no evolucionas, tu vida en general tampoco lo hace. Sea en lo económico, en la salud, en la vida sentimental o en los logros personales, todo avance depende de qué tanto te muevas y qué tanto inviertas en perfeccionarte a ti mismo. Invierte tiempo, energía y dinero en comprar libros, pagar por cursos o asistir a clases, seminarios, conferencias o cualquier otra vía de enriquecimiento interior, porque ello te eleva a ser mejor y así a superarte. A más sepas, más productivo serás.


VII. La Fe y la Prosperidad: diezmos, ofrendas, invertir en ti, ahorrar, etc.

Uno de los principios del éxito y la prosperidad es entrar en el flujo energético de dar y recibir. Debes confiar en que si tomas parte de tus ingresos y la destinas a cosas que aparentemente no producen pueden dar resultados posteriormente. Si inviertes en ideas de negocio, es fe, y podría ir mal o podría ir bien, pero eso es mejor que dejar el dinero debajo de la almohada. Si ahorras para el futuro, podrías un día poder liberarte del sistema y ver que tienes un fondo que te pueda sustentar por muchos años, ten fe. Si colaboras con obras sociales o asistes a necesitados, ten por seguro que tu conciencia estará tranquila y se sentirá merecedora de también recibir bendiciones. Recuerda honrar a tus líderes espirituales con el salario que les corresponde, no recibas de un profesor cosas de valor y lo dejes irse a su casa con las manos vacías: eso te retendrá bendiciones y frenará tui prosperidad. Destina dinero para ser feliz, no te centres solo en que hay gastos, si disfrutas emites energía positiva a tu realidad cuántica y vibras en la felicidad, atrayendo más de lo mismo.


VIII. Disciplinas mentales y energía

Puedes aplicar técnicas por medio de las cuales tu mente va a cambiar la realidad que experimentas. Todo es energía. Según el estado en que se halle tu mente, eso traerá a ti.


IX. Disciplinas físicas

Tu hábitos y rutinas, lo que haces o dejas de hacer mueve energía, por lo que no dejes de moverte, pasea, ve a realizar actividad física, deporte, participa en juegos, ríete, socializa con otros, ve a lugares concurridos. Usa la fisiología de tu cuerpo para elevar tu energía: no bajes los hombres, no bajes el mentón, no te jorobes, no mires al suelo, no arrastres los pies cuando caminas, no hables en voz baja o son casi vocalizar. Esto te baja la energía y ralentiza el progreso en tu realidad cuántica. Habla con energía, vocaliza bien, camina erguido, sonríe, aplaude, felicita a los demás, agradece cada cosa, bendice todo, salta, corre, pasa tiempo con tus hijos.


X. Te mueves en ambientes de perdedores

Cambia tu entorno y relaciónate con personas que enriquecen tu vida, que te dan buenas ideas, que apoyan tus proyectos.


XI. Tu termostato financiero

Lleva tu mente a un estado de prosperidad, porque si no te sientes merecedor, no atraerás nada de eso, y si viene, se esfumará. Ponte a la altura de lo que quieres lograr, capacítate y logra superarte para que lo que deseas esté a la misma altura.


XII. Revisa tus formas de ingresos

Mira cuánto estás ganando, en qué lo estás gastando, cuánto podrías evitar gastar innecesariamente, cuánto tiempo te supone ganar el dinero que ganas, cuántas horas le inviertes y qué puedes hacer para producir más.


XIII. Las maneras en las que llega el dinero

El dinero suele llegar, honestamente hablando, como empleado, como autoempleado, como empresario o como financista o inversionista. Entre el autoempleado y el empresario están las redes de mercadeo. Entiende que como empleado tu tiempo está limitado, y como autoempleado a veces incluso más. Pero como empresario o inversionista tu tiempo es tuyo, y no solo puedes disfrutar más de él sino que puede invertir en otras estrategias de mercado. Hay empleos que te gustan realmente, por lo que si eres feliz así, fabuloso. Si estás satisfecho, genial. Hay laburos que no te absorben completamente, por lo que puedes aprovechar para ingeniarte nuestras técnicas para producir. La clave es buscar que se acerquen estas ganancias a plenos ingresos pasivos.


XIV. Creamos nuestra propia vida

Sácate de la cabeza que la vida es algo que simplemente ocurre o que nos tocó vivir. Tu creas tus circunstancias. Eres pobre si decides ser pobre, y serás rico si decides serlo. Lo demás son creencias que has tenido desde niño, sobre diablos y demonios que te amargan la existencia, maldiciones de tus padres, malos consejos de amigos o profesores, etc.. Aunque parte de eso tenga algo de verdad, tu decides seguirle la corriente o ignorarlo y crear tu propia vida.


XV. Acción masiva: lánzate

Es también fe lanzarte al vacío cuando tienes ese deseo de lograr algo, especialmente cunado te apasiona, cuando conectas con ello, cuando amas lo que haces. Cuando das el paso comienzan a surgir los milagros y sincronicidades. Mientras no te mueves, por mucho que planifiques y divagues, solo será especulación y teoría en tu cabeza, nada real. Confía en que si administras sabiamente tu dinero va a funcionar de manera muy diferente.


XVI. Piensa a largo plazo

Una de las principales razones de porqué no logramos metas o libertad financiera es porque queremos todo ya. No pensamos a largo plazo y si no vemos que las cosas dar respuestas inmediatas perdemos el entusiasmo y desistimos.


XVII. Ingresos pasivos

Los ingresos pasivos son ingresos que llegan a nosotros sin que estemos persiguiéndolos. Es un dinero que viene a ti, no le dedicas más energía que la que pusiste al principio de tu idea para ponerla en marcha. Algunos no son completamente ingresos pasivos, pero solo te quitan unos minutos de tu tiempo, así, el dinero viene a ti y tu sigues con tu vida, dedicando tu tiempo a lo que desees.


XVIII. Sistemas de transferencias

Si estás actualizado sobre el mundo de las transaccione y su banca y aplicaciones te será bastante bueno posicionarte en los nuevos mercados. Es importante que estés constantemente aprendiendo cómo crecen y evolucionan las nuevas tecnologías y los nuevos nichos de mercados, para conocer las oportunidades que se pueden abrir.


XIX. Cambia tu vocabulario

Comprende que todo es vibración, como es el sonido. Tus palabras y gestos puedes traer cosas positivas o negativas. Cambia la queja y la crítica por felicitaciones, bendiciones y agradecimientos, incluso perdonando, para que la energía cuántica a tu alrededor traiga cosas positivas. No digas, no tengo o no puedo. Di, yo puedo, lo lograré, encontraré la forma.


XX. Sé la persona correcta, en el lugar correcto y el momento correcto.

Considera que si no estás preparado para ganar algo, no llegará, o si llega se te irá de las manos. Debes ponerte a la altura y capacitarte. Debes asimismo comprender que debes buscar el lugar correcto para el tipo de negocio o idea que deseas emprender, e igualmente debes considerar si es el momento o época adecuada para ello. Si tienes en cuenta estos valores puedes saber usar las oportunidades de los lugares, de las circunstancias en ese momento y de lo que sabes para lograr grandes cosas.



Recuerda que tu donativo potencia el flujo de la prosperidad para todos.


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

LAS 6 FASES